Pese a concentraciones, casos de Covid-19 no suben por 2 razones

Pese a concentraciones, casos de Covid-19 no suben por 2 razones

1 views
0

En las últimas tres semanas, las concentraciones, los cierres de campaña y la elección presidencial del 18 de octubre –además de los festejos y las protestas por los resultados- se registraron en muchos de los casos sin respetar las normas básicas de bioseguridad. Pese a esta situación, el número de nuevos contagios de la Covid-19 no se incrementó en Bolivia; los médicos ven dos razones:   advierten que las personas ya no asisten a los centros médicos ni se toman las pruebas PCR e indican que existe una menor circulación del virus.

“La gente no está acudiendo a los centros de salud para un diagnóstico oportuno. Sólo se dirigen a centros privados para tomarse pruebas rápidas y esos datos no son contabilizados”, dijo a Página Siete el jefe de la unidad de epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba,  Rubén Castillo. 

Las elecciones nacionales se realizaron el pasado 18 de octubre. Y casi a tres semanas de ese día -el tiempo máximo de la manifestación de la enfermedad- no se registró un incremento de nuevos  infectados.

  Días antes y después de la contienda electoral, los médicos advirtieron que la ciudadanía no cumplía con las medidas de bioseguridad al dejar de usar barbijos y acudir a las concentraciones de personas, incluso algunos de los candidatos abrazaban y  besaban a sus militantes. 

Todas las acciones de muchos ciudadanos en las últimas semanas suponían que se incrementaría el número de personas contagiadas por la Covid-19. Pero, el informe epidemiológico oficial de Bolivia registra cifras bajas que-en promedio- es de 100 casos a nivel nacional.

 ¿Cuál es el peligro de no conocer el número de nuevos enfermos de la Covid-19? Según Castillo,  el principal problema es que la gente está ocultando el virus. “Los enfermos podrían contagiar a más personas,  ese es un efecto negativo. Sabemos  que no todas las personas presentan síntomas de gravedad, además los que tienen cuadros leves pueden propagar el mal”, sostuvo.

  El director del Sedes de Oruro, Henry Tapia,  coincidió que muchas personas ocultan la enfermedad. “No tenemos una demanda de pacientes, puede ser que  la gente que ya tiene todos los medicamentos, los consuma sin una receta médica. Por eso, llevamos adelante rastrillajes para ver qué está sucediendo. Pedimos a los pobladores que ante la sintomatología  asistan a un establecimiento de salud”, indicó.

“La gente no está acudiendo a los centros de salud para un diagnóstico oportuno. Sólo se dirigen a centros privados para tomarse pruebas rápidas y esos datos no son contabilizados”, dijo a Página Siete el jefe de la unidad de epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba,  Rubén Castillo. 

Las elecciones nacionales se realizaron el pasado 18 de octubre. Y casi a tres semanas de ese día -el tiempo máximo de la manifestación de la enfermedad- no se registró un incremento de nuevos  infectados.

  Días antes y después de la contienda electoral, los médicos advirtieron que la ciudadanía no cumplía con las medidas de bioseguridad al dejar de usar barbijos y acudir a las concentraciones de personas, incluso algunos de los candidatos abrazaban y  besaban a sus militantes. 

Todas las acciones de muchos ciudadanos en las últimas semanas suponían que se incrementaría el número de personas contagiadas por la Covid-19. Pero, el informe epidemiológico oficial de Bolivia registra cifras bajas que-en promedio- es de 100 casos a nivel nacional.

 ¿Cuál es el peligro de no conocer el número de nuevos enfermos de la Covid-19? Según Castillo,  el principal problema es que la gente está ocultando el virus. “Los enfermos podrían contagiar a más personas,  ese es un efecto negativo. Sabemos  que no todas las personas presentan síntomas de gravedad, además los que tienen cuadros leves pueden propagar el mal”, sostuvo.

  El director del Sedes de Oruro, Henry Tapia,  coincidió que muchas personas ocultan la enfermedad. “No tenemos una demanda de pacientes, puede ser que  la gente que ya tiene todos los medicamentos, los consuma sin una receta médica. Por eso, llevamos adelante rastrillajes para ver qué está sucediendo. Pedimos a los pobladores que ante la sintomatología  asistan a un establecimiento de salud”, indicó.