El INE posterga la entrega de la boleta censal y solo tiene el 40% de la cartografía

El INE posterga la entrega de la boleta censal y solo tiene el 40% de la cartografía

1 views
0

La boleta censal debía haberse conocido el 30 de junio, pero el Instituto Nacional de Estadística (INE) solicitó unos días más para presentarla al país. Es la principal herramienta que se aplicará durante el gran operativo del 16 de noviembre porque preguntará a cada ciudadano, a cada familia, sobre su situación laboral, económica y social, entre otros aspectos.

“La boleta censal debería ser entregada el 30 de junio y el INE nos anunció que se va a tomar unos días más”, reveló Mario Galindo, coordinador de la Ruta del Censo, una red de instituciones académicas y de la sociedad civil que se acreditó para acompañar las etapas de este proceso, considerado vital para planificar y definir las políticas públicas del Estado para la próxima década.
Galindo es un economista y politólogo vinculado con la docencia universitaria y la investigación. Identificó varios problemas en el proceso preparatorio del censo, pero especialmente la falta de acceso a la información. Restan cuatro meses para la encuesta nacional y, por ejemplo, no se conoce el calendario de las actividades específicas que se cumplen para llegar a ese objetivo, tal y como sucede, por ejemplo, cuando está en marcha un proceso electoral de alcance nacional o local. 

“El acceso a la información se ha convertido en un tema conflictivo. El INE optó por una forma de trabajo cerrado, de gabinete, y en donde la información que da a la población es bastante mezquina. Hasta el momento no se conoce la boleta”, afirmó Galindo luego de plantear esa problemática en un foro que organizó la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) hace una semana. EL DEBER se comunicó luego con el coordinador y él explicó que pudo reunirse con las autoridades del INE, quienes le anunciaron que desde los últimos días de este mes y, especialmente, en agosto, se desarrollará una campaña masiva de información con mayor apertura.

Galindo también se refirió al debate sobre tres preguntas en la boleta. La primera de ellas tiene que ver con la autoidentificación cultural de cada ciudadano y, en ese marco, la incorporación de la categoría “mestizo”. Señaló que, luego de dos experiencias censales, en 2001 y 2012, esa pregunta ni la categoría deberían formar parte del cuestionario porque las respuestas sufrieron variaciones considerables. Hace más de 20 años, por ejemplo, el 60% de la población se autoidentificó con alguno de los pueblos indígenas del país, especialmente aymara, quechua y guaraní. Para 2012, ese porcentaje se redujo al 40%. 

“Lo mismo pasa con la categoría religiosa, porque no se puede recoger información correcta”, dijo y explicó que, en muchas ocasiones, no todos los integrantes de las familias profesan un mismo credo y eso se oculta cuando el encuestador llena la boleta, tomando como referencia y la respuesta y postura del jefe de familia.
Frente a la pregunta sobre las diversidades sexuales, puede ocurrir algo similar, apuntó Galindo.

El sociólogo Juan Carlos Núñez, director de la Fundación Jubileo, afirmó que la pregunta de la autoidentificación étnica debería cualificarse para que establecer políticas en favor de los derechos de la población indígena, especialmente en cuanto el acceso a la tierra y evitar las prácticas de avasallamiento. De hecho, dijo, la categoría indígena está relacionado con la población y el territorio.