Caretas de médicos y enfermeras, en primera línea de Todos Santos

Caretas de médicos y enfermeras, en primera línea de Todos Santos

2 views
0

Los “rostros” de médicos, enfermeras, policías y militares que lucharon en primera línea en la etapa más crítica de la pandemia del coronavirus son dignos de recordar en la tradicional celebración de Todos Santos, que es el 1 de noviembre. Por eso, la artesana Nancy Aquice elaboró caretas de t’antawawas con esas características.

“Hicimos esas caretas porque queremos recordar a quienes perdieron la vida por la pandemia del coronavirus”, contó Aquice, una artesana que desde hace 40 años ofrece caretas hechas de yeso en la  populosa avenida Max Paredes de La Paz.

Según la también comerciante, este año,  los artesanos elaboraron  estos diseños de caretas en homenaje a los médicos, enfermeras, policías y militares que lucharon en primera línea contra la Covid-19.

El puesto de Aquice, de 56 años,   es muy conocido en el sector. “Sus caretas son muy diferentes a las que se ofrecen en otros lugares. Son diseños muy trabajados”, murmuró una mujer a su acompañante,  mientras ambos se acercaron al  lugar. Y efectivamente, cada una de las caretas tiene un acabado impecable. Por ejemplo, las de los médicos y las enfermeras tienen los ojos brillantes y de cansancio, además lucen gorros quirúrgicos y barbijos.

 En el caso de los policías y militares, los gorros que tienen las caretas se diferencian de acuerdo con los grados.  “Aunque algunos no llevan grado”, dijo Nancy e indicó  que tienen diseños de suboficiales de las mismas instituciones de seguridad, también elaboraron las piezas dedicadas a los conscriptos y Policía Militar.

En el puesto también hay caretas de las otras víctimas de la pandemia: las personas de la tercera edad. “Hicimos de los ancianitos. Son caretitas que están saliendo mucho”, dijo. 

Estos diseños tienen arrugas,  cabello y cejas blancas. Hay diseños de hombres y mujeres, todos llevan sombreros. La vendedora explicó  que pese a que cuenta con una gran cantidad de esas figuras, hay dos variedades. “La calidad varía. La cusqueña tiene más detalle y las viejitas tienen hasta trenzas, pero en las otras no son tan detalladas ni las mujeres llevan trenza”, explicó.